Los dioses deben estar locos (1980)

Los Bushman son una simpática y dúctil cabila africana que vive armoniosamente a distancia de la cultura. Un día, Xi, uno de sus delegación, recoge en la llano una ampolla vacía de un gaseosa de Coca-trasero. Pensando que se trata de un presente de los dioses, la lleva a la clan. El anormal impacto, codiciado por todos, acabará por arrojar la paz que reinaba entre los Bushman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *